Lo Último

Crecer menos para hacerlo mejor

Javier Santacruz y Alberto Lebrón analizan a fondo los datos del PIB chino de 2014 ¦

Los datos publicados por la Oficina China de Estadísticas, correspondientes al cierre económico del año pasado, muestran la transformación del modelo de crecimiento y unas cifras cada vez más modestas del PIB ¿Es positivo o negativo que China haya crecido un 7.4%? Mi colega, Alberto Lebrón, nos da su opinión al respecto en este video desde Pekín.

¿Qué nos dicen los números? En informes anteriores ya dijimos que la cifra del 7.4% para el PIB era la más razonable. El crecimiento interanual correspondiente al último trimestre registró un avance del 7.3%, igual que durante los tres meses anteriores.

Evolución del PIB Nominal 2013-14. Fuente: NBS

Por sectores económicos, la agricultura creció un 4.1%. El sector industrial avanzó un 7.3%. Y los servicios, atentos, lo hicieron al 8.1%. Si durante 2014 ya vimos como el sector terciario superó en tasas de variación porcentual al secundario, reflejando un cambio del modelo económico, este año ya podemos decir que dicha tendencia se consolida. La evolución del mercado laboral, por otra parte, también ha sido notable al haber incorporado 371 millones de nuevos trabajadores. Especialmente importante resulta el crecimiento en las zonas rurales, y de trabajadores extranjeros, con una población flotante de 253M. El paro urbano registrado, con todo, sigue situándose ligeramente por encima del 4%.

Todas las materias primas del sector agroalimentario han experimentado un incremento de la producción con respecto al mismo periodo del año anterior. La leche destaca con un incremento del 5.5%, superando su media histórica y donde sigue habiendo sobreoferta tras las sanciones rusas sobre las exportaciones europeas. La producción del cereal de verano también ha destacado (3.6%).

Los beneficios industriales siguieron aumentando a buen ritmo, liderados por el sector privado (6.3%). Las colectividades se quedan ligeramente por debajo del 2%. Y las empresas públicas aumentaron sus ganancias tan sólo una décima por debajo del 5%. Fijándonos en algunos subsectores, el sector minero reduce su aportación al crecimiento industrial pero la producción energética aumenta (3.2%). Las empresas nacionales, por último, también incrementaron sus beneficios (5.3%) y márgenes brutos (5.69%).

El consumo continúa creciendo y se afianza como motor económico en China impulsado, también, por unos ahorros al alza. Las ventas minoristas mantuvieron su vigor tanto en términos nominales (12%) como reales (10.9%). El consumo aumentó más en las áreas rurales, cuyos niveles previos comparados con la ciudad son inferiores, y esto permite un potencial de crecimiento interesante. Este “efecto escala” también tiene su reflejo en los datos sobre renta disponible, donde el campo también se lleva la palma (11,2% frente a 9%). Eso sí, la renta urbana es aún casi tres veces superior (28,844 Renminbis vs 10,489 RMB). Pero la liberalización de las commodities agrarias está teniendo un efecto positivo sobre las rentas del campo. El consumo, con todo, ya representa un 51.2% del PIB. Y el sector terciario pesa, en estos momentos, 5.6 puntos porcentuales más que la industria.

Sobre inversión en capital fijo y real estate destacamos una ralentización general que deriva del cambio de modelo económico. La formación bruta de capital se incrementa pero a menor ritmo (15.7%). Aunque, por sectores, el sector privado supera ampliamente al estatal alcanzando siendo ya dos tercios de toda la inversión nacional (64.1%). Por primera vez en décadas, la inversión residencial crece a tasas de sólo un dígito (9.2%). Caen compraventa y vivienda habitual, casi diez puntos, pero se siguen construyendo nuevas viviendas (14.4%). Por fuentes de financiación, el gobierno aumentó las inversiones públicas un 14%. El crédito bancario promotor, por su parte, se desacelera (8.6%). Y muchos inversores, con un sistema financiero por liberalizar, continúan optando por buscar financiación fuera del sistema en canales popularmente conocidos como shadow banking (14.4%).

Formación Bruta de Capital Fijo (2013-14). Fuente: NBS

El sector exportador ha crecido más que las importaciones, cuya drástica desaceleración del 7.3 al 0.4% resulta lo más destacado. La apreciación del RMB, o un petróleo excepcionalmente barato, pueden ser causa directa de esta espectacular ralentización. El superávit comercial alcanza niveles inusualmente elevados en torno a los 380 mil millones de USD. El IPC cerró 2014 con un avance del 2%. Los alimentos lideran, nuevamente, las subidas mientras que el transporte se abarata una décima por lo comentado anteriormente acerca del petróleo. Ropa y calzado superaron la media (2.4%).

IPC 2013-14. Fuente: NBS

Por último, de las magnitudes monetarias, la M2 se expande moderadamente en comparación con años anteriores (12.2%). Y el crédito bancario creció bastante menos que los depósitos. El shadow banking, si bien exige vigilancia, no parece constituir un riesgo sistémico a corto plazo. Se están ajustando muchos sectores y podemos ver alguna quiebra más, desde el sector inmobiliario hasta empresas fotovoltaicas. Y también, como no, habrá que estar muy atento al complicado entorno macroeconómico mundial previsto para este año 2015.

LinkedInTwitterSina WeiboQzoneFacebookKakaoYahoo BookmarksShare
Acerca de Javier Santacruz (5 artículos)
Doctorando en "Macro Panel Data and International Capital Flows" por Essex University, Reino Unido, y Director del Observatorio sobre Pensiones del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB).

Deja un comentario