Lo Último

La nueva alianza China-LATAM

Tras la I Cumbre Ministerial China-CELAC abordamos desde diferentes ángulos económicos las relaciones del gigante asiático con LATAM ¦

China y muchos países latinoamericanos viven, seguramente, el mejor momento histórico de sus relaciones bilaterales. Sin embargo, algunos datos están lejos de reflejar estas buenas sensaciones, sobre todo si nos referimos a las inversiones. China fue, tras Estados Unidos, el país del mundo que más inversión destinó fuera de sus fronteras durante todo 2013. Ahora bien, de los cien mil millones de dólares que invirtió, tan sólo un diez por ciento del total acabó en América Latina. España y otros muchos países europeos siguen invirtiendo más que China en LATAM. Incluso otras economías asiáticas como Japón o Corea del Sur. Xi Jinping, el presidente chino, dijo estos días aquí que las inversiones chinas en América Latina deberían alcanzar los 250 mil millones de dólares antes del año 2025. Para ello, y considerando que China lleva invertidos diez mil millones de dólares desde 2010, debería ir duplicando este ritmo durante los próximos años (descargar informe AQUI).

Pekín también quiere duplicar su comercio bilateral con Latinoamérica, hasta alcanzar el medio billón anual de dólares, hacia 2025. Como China ha conseguido multiplicar por diez sus flujos comerciales con América Latina durante la última década no parece descabellado pensar que pueda duplicarlos incluso antes de 2025. China es hoy el segundo socio comercial del bloque CELAC, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, sólo superada por EEUU. 

¿Y cómo ve China su relación con América Latina y el Caribe? Estos días de cumbre China-CELAC hemos hablado con expertos chinos para conocer sus impresiones. Zhao Xuemei, ex-diplomática en América Latina y profesora del UIBE, nos acompaña hoy desde Pekín.

Ecuador ha obtenido unos créditos valorados en casi ocho mil millones de dólares. Y Venezuela, a cambio del petróleo, ha recibido ya unos cuarenta mil millones de dólares. En Argentina y Brasil, China tiene cerrados sendos swaps de divisas, aunque juntos no superan el intercambio que Pekín ha pactado con la Unión Europea. Y casi todo, en realidad, son proyectos por hacer. Entre las primeras veinte mayores adquisiciones y fusiones de 2013 no hay ninguna protagonizada por China. En Brasil, por ejemplo, las operaciones chinas más sonadas están relacionadas con el sector petrolero. SINOPEC pagó 5.500 millones de dólares por Repsol Brasil en 2009. Y CNPC consiguió la adjudicación del campo petrolero brasileño LIBRA en 2013. Sin embargo, también es cierto que China está diversificando sus inversiones en Brasil apostando por otros sectores como el automovilístico, con Chery o Shaanxi Automobile.

En Chile destaca que China, aún siendo líder mundial del sector fotovoltaico, está fuera de los casi veinte proyectos solares desarrollados actualmente por el país andino. Estados Unidos, España, Irlanda, Francia e Italia son los únicos países que tienen presencia en ese mercado. Y, entre los principales inversores del continente latinoamericano desde el año 2006, China sólo figura como socio de Ecuador.

Cuando uno lee los periódicos piensa que China está conquistando América Latina. No obstante, y remitiéndome a los datos expuestos anteriormente, la realidad es bien diferente. China está empezando a prestar mucho dinero en América Latina porque tiene cash para ello. Y también ha incrementado, significativamente, su volumen comercial con los países latinoamericanos. Pero la propiedad del capital, o inversiones físicas allí, siguen siendo cosa de dos países: Estados Unidos y España. Es por ello que, antes de alarmarse por la irrupción china, países como España quizás deberían preguntarse cómo podrían cooperar con las empresas chinas en LATAM.

LinkedInTwitterSina WeiboQzoneFacebookKakaoYahoo BookmarksShare
Acerca de Alberto Lebrón (82 artículos)
Economista Investigador en Renmin University of China (中国人民大学) y Corresponsal para toda la Región del Pacífico desde 2009.

Deja un comentario