Lo Último

Aumentan exponencialmente las inversiones chinas en España

Las inversiones chinas en España han aumentado sustancialmente desde 2008. Analizamos este fenómeno junto con Ivana Casaburi del China Europe Club - ESADE ¦

Algunas marcas chinas como Lenovo, Huawei, ZTE o Shuanghui, co-propietaria de Campofrío, han irrumpido en nuestro imaginario colectivo hace relativamente poco. Seguramente, multinacionales chinas como Dalian Wanda les resultarían del todo desconocidas hasta que Wang Jianlin, su presidente, decidió comprar el emblemático Edificio España al Banco Santander por 265 millones de euros este pasado año 2014. Wang también ha comprado el 20% del Club Atlético de Madrid. Y, hace tan solo unos días, se confirmó que planea levantar un gran complejo de ocio para hacer olvidar proyectos fallidos como Eurovegas.

GRAFICOLa directora del informe ESADE China-Club, Ivana Casaburi, nos comentó aquí en Pekín que las inversiones chinas nunca fueron significativas antes de 2010. “Ninguna, individualmente considerada, llegó a superar los cinco millones de euros”, constataba. Ahora, y aprovechando la crisis, los chinos están desembarcado en España con inversiones multimillonarias dentro de sectores como el turismo o empresas agroalimentarias. El 29,5% que controla Hainan Group en NH Hoteles, o la venta de una quinta parte del Grupo Osborne a Fosun, son solo algunos ejemplos significativos. Pero ¿Cuánto dinero ha inyectado China en España desde que estallara la presente crisis financiera?

En Inversión Extranjera Directa, y aclarando antes que los datos oficiales no reflejan todo el dinero chino procedente de paraísos fiscales, España habría recibido ya casi mil millones desde 2008. Pero es que las inversiones chinas en cartera, y la compra de activos españoles en terceros países, ya supera los diez mil millones. La venta del 40% de Repsol-Brasil a SINOPEC en 2010, por 5.150 millones, fue lo más reseñable. Y, por último, al menos dos autoridades españolas nos han contado que China controla un 20% de la deuda pública repartida entre los tenedores no residentes. O sea que, según estas estimaciones oficiosas, China podría haber acumulado hasta 60 mil millones de euros en deuda española desde 2010. El ex-ministro Pedro Solbes ya dijo hace meses aquí en Pekín que China había desempeñado un papel “determinante” para asegurar la supervivencia del Euro. Y las llamadas airadas del entonces Primer Ministro Wen a Zapatero, durante los peores momentos de 2010 y 2011, confirman lo que debemos considerar ya una nueva normalidad: España necesita dinero y países con mucho ahorro acumulado como China nos lo están suministrando.

¿Por qué esta avalancha de inversión china en España? Más allá de las motivaciones estratégicas que cada empresa pueda tener, esta nueva tendencia responde a un cambio del modelo económico en ambos países. Desde 1995, España no había parado de acumular déficits comerciales con China, y las exportaciones acabaron teniendo una cobertura mínima histórica sobre las importaciones del 10% en 2008. Dicho de otra forma, España sólo exportaba un euro a China por cada nueve que importaba desde el gigante asiático. Este modelo asimétrico de endeudamiento, insostenible para unos y otros, ha venido corrigiéndose desde entonces hasta lograr una cobertura del 23,4% en 2013.

EXP-IMP

Esto significa que España ahora exporta más y consume menos importaciones para desendeudarse con China. Y China, con superávit y un ahorro ingente acumulado durante todos estos años, tiene en esa España necesitada de liquidez una salida natural para sus inversiones. Inversión, por cierto, que también necesita China para satisfacer su mercado emergente de consumo doméstico. Y de ahí que sus inversiones se hayan disparado también en toda Europa a partir del año 2008. La crisis, por tanto, nos está dejando un ajuste en una doble dirección donde: 1) Los países más deficitarios, como España, no pueden sostener sus niveles de consumo previos a la crisis 2) Los superavitarios, como China, deben por el contrario aumentar sus niveles de consumo tras casi tres décadas endeudando al resto. Más importaciones e inversiones realizadas, y menos exportaciones, será la tendencia que veamos en China durante los próximos años. Y España, vía inversión china entre otros muchos ajustes, ya está empezando a notar este cambio.

LinkedInTwitterSina WeiboQzoneFacebookKakaoYahoo BookmarksShare
Acerca de Alberto Lebrón (82 artículos)
Economista Investigador en Renmin University of China (中国人民大学) y Corresponsal para toda la Región del Pacífico desde 2009.

Deja un comentario