Lo Último

El valor para España de ser miembro fundador del AIIB

España ha sido admitida como uno de los fundadores del nuevo banco de desarrollo liderado por China: el Asian Investment on Infraestructures Bank (AIIB) ¦

A pesar de ser una de las solicitudes más tardías entre las europeas, su resolución se ha producido en un breve espacio de tiempo y, sin duda, supone un elemento positivo tanto para la economía española como para la importancia de España en el exterior. Junto a España también han sido admitidos países como Austria o Corea del Sur, elevando el número de fundadores a 41. Puesto que sus solicitudes fueron anteriores al 31 de marzo, su condición de miembros les permite no sólo el derecho de voto sino también fijar las reglas del juego y la política de la nueva institución. El reparto del capital está por decidir todavía, aunque las proyecciones realizadas por el Australia & New Zealand Bank sitúan a China como el máximo accionista en un reparto del capital regido por aportaciones y otros factores como el PIB.

AIIBEl AIIB supone, ante todo, una gran oportunidad para España tras casi una década de pérdida constante de influencia en el exterior, en parte correlacionada con la pérdida de peso económico debido a la profunda crisis de 2007. Como bien puede observarse en los últimos datos de comercio exterior de 2014, un cliente sólido en alza es China, tanto en exportaciones como en número de empresas que comienzan un negocio en China y empresas chinas que llegan al mercado español. En este sentido, multiplicar la presencia en un mercado creciente como Asia-Pacífico, y con amplias perspectivas de futuro, es altamente beneficioso para España. Esto le dará acceso a contactos y agentes de mercado que, de otra forma, conseguiría en un largo plazo de tiempo, con menor solidez y a un mayor coste. Por ejemplo, el peso de Asia sobre la inversión mundial en infraestructuras aumentará en 2025 hasta el 60%, según Oxford Economics (sólo China acabará representando el 34%). Se estima además que, para entonces, Asia-Pacífico demandará cada año unos 700 mil millones de dólares en infraestructuras a partir del ejercicio 2020.

Precisamente, este aspecto es el que hace que el AIIB sea mucho más que un banco para financiar proyectos de infraestructuras con un capital inicial de cien mil millones de dólares. El AIIB será, a medio plazo, una inmensa red de networking para promocionar negocios de forma constante. Dada la forma especial de hacer negocios en China, este es un buen punto de partida para aprovechar, desde el principio, sinergias y economías de escala. En definitiva, estos pasos conforman un nuevo mercado bajo la influencia de la economía más ahorradora del mundo: China. En este proceso, varias son las dinámicas en marcha: extensión de la inversión directa china en el exterior, internacionalización del renminbi y un sistema financiero alternativo con rating dual (potenciar UCRG como competencia de las agencias americanas). Todo ello dotado de una potente estructura financiera que posibilitará la concesión de préstamos equivalentes al 175% del capital inicialmente desembolsado.

En este proceso, España reforzaría su papel comercial tanto vía exportaciones como en entrada de inversión directa en sectores clave como el inmobiliario, turismo, industria agroalimentaria e infraestructuras; muchas de ellas infrautilizadas o con proyectos paralizados por falta de inversiones. De forma paralela, las empresas españolas contarían con otra calificación crediticia, auditoría y transparencia en su realidad financiera (operando en Asia bajo el paraguas del AIIB y calificadoras como UCRG). España tiene ante sí una gran oportunidad de negocio y es probable que, a medio plazo, todo esto también facilite que la inversión china sobre la economía española pueda terminar alcanzando la simbólica cifra del 10%.

LinkedInTwitterSina WeiboQzoneFacebookKakaoYahoo BookmarksShare
Acerca de Javier Santacruz (5 artículos)
Doctorando en "Macro Panel Data and International Capital Flows" por Essex University, Reino Unido, y Director del Observatorio sobre Pensiones del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB).

Deja un comentario